Silvester

Despierto sin el más mínimo sentimiento de „Año Nuevo“, todos se desean „Guten Rutsch“ y a mí no me importa si es un año nuevo o si sigue siendo el anterior... no me da nada, no me causa nada. Me visto con la ropa invernal, capa tras capa tras capa, algo así no se conoce de donde vengo...de donde vengo usas un abrigo delgado porque „hace mucho frío“ y ya, pero frío, frío, lo que se llama frío, lo conocí aquí. Salgo a la calle a ver qué queda del año anterior y me parece todo igual, como cada cambio de año, pero empiezo a caminar y me va cambiando la idea, poco a poco se hacen evidentes los restos del año que acaba de terminar, los restos de nuestros propósitos nunca cumplidos, los restos de los recuerdos casi olvidados y una nostalgia me empieza a invadir, sí, ahí están los restos del año viejo en forma de serpentinas de colores, de restos de fuegos artificiales, empaques de fiestas, ante la infinitud del blanco de la nieve, ante la infinitud del tiempo. Munich, Alemania. Enero 2015. Fotografía.